Seleccionar página
La Terapia Biológica Celular está orientada a corregir el origen de las enfermedades actuando como correctora de los desequilibrios de la estructura, funciones y energía de la célula, que es la unidad vital de todo organismo.
El ser humano, una vez que ha terminado su desarrollo aproximadamente a los veinte años, deja de crecer y comienza a envejecer, y a partir de ese momento mantendrá su salud física y mental a expensas de la capacidad que tienen sus células de reponer la permanente pérdida de energía. Este mecanismo se efectúa naturalmente mediante la alimentación, que a través de los distintos procesos metabólicos producen la energía para el mantenimiento de la vida. Cuando por cualquier motivo la célula pierde la capacidad de cumplir adecuadamente su función, comienza a deteriorarse ese complejo mecanismo de equilibrio interno. Por un lado en forma natural acorde al proceso de envejecimiento, pero por el otro, desequilibrios mayores producen enfermedades. Es decir que mucho tiempo antes a que la enfermedad se haga presente ha existido un largo proceso de desequilibrio a nivel celular. Por lo tanto, es indispensable devolverle a la célula su función original, y por ende lo harán los tejidos y los órganos, o sea todo el individuo.
Es aquí donde está indicado intervenir con la Terapia Celular (Celuloterapia). Constituye un tratamiento que ataca el origen de la enfermedad, con la posibilidad de tratar grandes grupos de enfermedades hasta ahora solamente medicadas en forma sintomática.
¿Qué es entonces la Terapia Biológica o Celuloterapia?
Es la única terapéutica que va al origen de la enfermedad reponiendo el material vital similar al que se ha desvitalizado.
¿Es una terapéutica nueva?
No. Es poco difundida pero no novedosa. Sus comienzos se pueden fijar al 1de abril de 1931, cuando el Dr. Paul Niehans, afamado cirujano especialista en injertos glandulares, fue llamado para atender una paciente a la que se la había extirpado la glándula paratiroides por un error quirúrgico. Ante la gravedad del cuadro decide realizar la fina trituración de paratiroides ovinas y se las inyecta a la paciente en la zona clavicular. La paciente se curó, recibió otros implantes y vivió 22 años más.
Por supuesto que el Dr.Niehans ignoraba lo que hoy ya se conoce a través de distintas disciplinas sobre los implantes celulares. Siguió investigando e incluso en el año 1946 estuvo en la Argentina para invitar al Dr. Prof. Biasotti, del equipo del Dr. Bernardo Houssay a que se instale con él en su Clínica La Prairé de Suiza.
¿A qué se debe la poca difusión?
Es muy difundida en las grandes clínicas de rejuvenecimiento en Suiza, Alemania, Austria, España y alcanzó su auge con la Dra. Aslam en la década de los 60. De ahí que se la vincula con el ambiente de los “ricos y famosos” y en nuestro medio también es reconocido por gente del espectáculo, de la moda y del empresariado. Sin embargo son millones las personas que continúan beneficiándose con ésta terapéutica, dado que desde sus comienzos hasta el presente se han realizado con mucho éxito más de cien millones de implantes.
¿Cuál es el respaldo de la Terapéutica celular?
Más de cincuenta años de trabajo en el campo de la medicina molecular y miles de trabajos publicados en medios científicos se hallan en la biblioteca de la Sociedad Internacional de Celuloterapia, con sede en Alemania. En las últimas décadas a través de la revolución científica – tecnológica y en particular a los notables avances en el campo de la biología celular, se plantea una revalorización de la fundamentación y aplicación de la Terapia Biológica Celular.
¿Qué acción tiene éste método?

<div

Su rol fundamental es especialmente en la prevención del “envejecimiento”. Pero se lo puede utilizar en cualquier momento de la vida en que se observen trastornos en las funciones orgánicas. El intenso desgaste de la vida diaria lleva a un envejecimiento precoz de nuestro organismo, lo cual lleva a que hoy en día los pacientes que concurren a recibir este tratamiento no superan los 40 años. Pero su aplicación no tiene límites de edad, por lo cual también es muy requerida en los adultos mayores, pues es realmente importante la calidad de vida que le agrega a sus años. No existen las curas milagrosas de rejuvenecimiento, y la celuloterapia tampoco le traerá al cuerpo la juventud pasada. Lo que SI hace la celuloterapia es mejorar y revertir los procesos de envejecimiento que se han desarrollado demasiado rápidos. Si Ud. es sano esta terapéutica lo ayudará a sentirse lleno de vitalidad y muchas veces tendrá un aspecto más joven, pues la piel recobrará mayor oxigenación, las arrugas y pliegues por lo tanto disminuyen y al mejorar todo el metabolismo al organismo le será más fácil adquirir su peso ideal. La celuloterapia es el tratamiento ideal para quienes quieran mantener su salud y vitalidad hasta una edad avanzada.
¿Por qué éste método revitaliza?
Porque los elementos que se aplican son de una energía vital mucho más elevada que la de la persona receptora, pues este material proviene de células embrionarias o muy jóvenes. Fundamentalmente la revitalización de los tejidos, órganos o glándulas implica un aporte equivalente al que poseía entre tres y diez años antes, mejorando el funcionamiento, la calidad y la expectativa de vida y por consiguiente el paciente refiere que se siente rejuvenecido.
¿A que enfermedades beneficia la celuloterapia?
Presenta excelentes resultados en enfermedades reumáticas (artrosis, artritis, etc.), del sistema nervioso, renales, insuficiencias sexuales, stress, en estados de defensas disminuidas, afecciones hepáticas crónicas, diabetes, trastornos de la circulación periférica, enfisema pulmonar, arteriosclerosis en general, degeneraciones del tejido articular, atrofias cerebrales en edad media y avanzadas, envejecimiento prematuro con pérdida de la vitalidad, hipofunción de glándulas endocrinas, diversas patologías en la mujer (falta de menstruación, dismenorrea, menopausia, osteoporosis, infertilidad, disminución del deseo sexual, trastornos circulatorios, agotamiento físico y mental, etc.), diversas patologías en el hombre (disminución del deseo sexual, impotencia, infertilidad, andropausia, hipertrofia prostática, agotamiento, stress ejecutivo), asma bronquial, enfermedades autoinmunes, patologías de la piel (psoriasis, dermatitis, acné, celulitis), patologías digestivas (colon irritable, gastritis, diverticulosis, constipación,etc.) etc.
¿Qué tipo de material compone los implantes?
Se emplean células provenientes de animales mamíferos (generalmente ganado bovino), fetales o neonatos. Existe una gran variedad de tejidos (muscular, nervioso, etc.), glandular (tiroides, hipófisis, suprarrenal, etc.) así como también mezclas o complejos formados por varios tejidos acorde a la reparación que necesite el organismo (sistema nervioso, sistema articular, complejo sexual femenino o masculino, etc).
¿Cómo actúa la celuloterapia?
Las células de los tejidos que penetran en el organismo a través del implante son reconocidas por nuestro sistema de defensas a través de los glóbulos blancos de la sangre, luego el material biológico es transportado a los órganos afines, este proceso dura de dos a tres días. La provisión de sustancias sanas y activas penetra en el tejido debilitado, es decir, la base misma donde se origina la enfermedad.
¿Se emplean células vivas?
No se emplean en la actualidad. Eso fue en sus comienzos. Desde 1954 se emplean las células liofilizadas (células muertas), y de este modo la utilizan los médicos, lo cual permite los controles sanitarios por parte de las autoridades correspondientes y es la forma más segura y económica de empleo, pues permite un control riguroso de laboratorio sobre enfermedades transmisibles, dosajes de calidad, conservación intacta por años, etc. La celuloterapia es un método terapéutico que debe ser realizado únicamente por médicos y teniendo en cuenta todos los elementos de diagnóstico y tratamiento disponibles.
¿Qué son las células madre?
Cuando se produce la fecundación, se unen el óvulo y el espermatozoide, formando una unidad de dos células que dará origen al embrión, el cuál a través de infinidad de multiplicaciones celulares dará origen al nuevo ser. Este embrión en su camino hacia el útero, antes de implantarse es el que posee las llamadas células madre que tienen la capacidad de ir transformándose en cualquiera de los doscientos cincuenta tipos de células que tiene un organismo adulto. Se han encontrado también células madre no solamente en la sangre del cordón umbilical, placenta y médula ósea, sino también en el cerebro, y en menor cantidad en ovarios, testículos, músculos, hígado y piel; por eso la Celuloterapia es muy eficaz en la vejez y en el deterioro cerebral, porque se ha descubierto que el cerebro es uno de los órganos en el que más células madre se conservan. Por esto, un tema de vigente actualidad en salud humana, es conservar células del cordón umbilical para poder utilizarlas en futuras alteraciones del organismo enfermo.
¿Dónde se encuentran estas células?
Dado lo complejo del proceso de selección de las células madre, se utilizan las células que se encuentran en el tejido mesenquimático o blastémico de los embriones mamíferos de tres a siete semanas de gestación y en el cordón umbilical. El tejido blastémico es el tejido que más células madre posee.
¿Cuáles son las contraindicaciones?
En el momento en que la enfermedad se encuentra en estado inflamatorio o enfermedades infecciosas en actividad o vacunaciones recientes de cualquier índole.
¿En que consiste un tratamiento habitual?
La Celuloterapia es la única terapia que permite aportar a las células desgastadas o enfermas el material biológico idéntico al que éstas utilizan para su reparación y revitalización. El médico realizará una evaluación clínica complementado con los métodos de diagnóstico habituales, para evaluar en forma precisa el tratamiento específico. En general, básicamente consta de cuatro implantes a razón de uno por mes durante el primer año de tratamiento. Luego se evalúan los avances y en función de ellos se determina el esquema futuro si fuera necesario.
Otra opción para pacientes del interior del país, o del extranjero, se realiza una sola colocación equivalente a las que se dan semanal o mensualmente, como se realiza en las clínicas-spa de Europa, repitiéndolo al año siguiente.
¿Cómo se realiza en la práctica un implante celular?
El implante (introducción de las células) se realiza a través de una inyección intramuscular en la zona glútea. No requiere internación, es ambulatoria, pero es recomendable luego de la aplicación, realizar un ritmo de vida tranquilo de tres a cinco días, pues ello favorecerá la mejor absorción del material biológico. Es aconsejable limitar la ingesta de alcohol y de tabaco, y se evitarán esfuerzos físicos, sauna o exposición prolongada al sol por 72 horas. Se evitará consumir carnes rojas desde doce horas antes y treinta seis horas después del implante.
¿Posibles molestias post-implante?
Pueden ocurrir solamente en el 5 % de los casos: enrojecimiento, picazón, ligera tumefacción en la zona inyectada, sensación de cansancio, con algunas líneas de fiebre, pudiendo manifestarse un cuadro similar a un estado pre-gripal durante las primeras 72 horas. Otras veces, esto puede ocurrir cercano al octavo día. NO se preocupe, sencillamente es la reacción que está realizando nuestro sistema inmunológico para reconocer la entrada del nuevo material, generalmente un antiinflamatorio suave (paracetamol, ibuprofeno) dos a tres veces en el día durante dicho tiempo será suficiente para atenuar estos síntomas. Localmente, se debe aplicar hielo con la mayor frecuencia posible dentro de las primeras 48hs.