Seleccionar página

Después de la inyección de células en algunos casos se registra un leve incremento de la temperatura. Un incremento de la temperatura corporal a 38ºC durante algunas horas ó hasta durante uno ó dos días, llamada fiebre de reabsorción, no es preocupante. En caso de verificarse un mayor incremento de la temperatura corporal hay que consultar al médico.Como contraindicaciones se entienden circunstancias que prohíben la aplicación de una medida médica en principio apropiada. Para la terapia celular se entienden bajo contraindicaciones todas las enfermedades infecciosas. Casos de infecciones crónicas que se prolongan durante muchos años y que ya no responden a las quimioterapias se pueden considerar una excepción a esta regla. En estos casos se pueden activar las defensas propias del cuerpo por medio de la revitalización con tratamiento con células y fortalecimiento de los órganos y del sistema de defensas.

No se debe aplicar el tratamiento con células mientras en el cuerpo existan focos de infección. Estos focos de infección pueden ser por ej. dientes infectados, una infección crónica del apéndice, una infección crónica de las amígdalas ó de la vesícula biliar.

Gracias al Prof. Dr. A. Kment de Viena, hoy se dispone de conocimientos fundamentales de investigación básica para el tratamiento moderno con células, particularmente se conocen trabajos de investigación experimental con animales para la objetivación del efecto de revitalización después de la inyección de células. Bajo revitalización se entiende el restablecimiento de una función normal, acorde con la edad del organismo total después de un desgaste prematuro y un agotamiento psicosomático.

LEER: Las ventajas de la terapia celular

El profesor Kment logro este efecto importante de la terapia celular por medio de experimentos realizados en diferentes secuencias. Utiliza ratas más edad, entre otros, para examinar la capacidad de aprendizaje y de retentiva, la elasticidad del tejido conjuntivo y la respiración del tejido. Durante todos estos ensayos supremamente dispendiosos y lentos el profesor Kment pudo demostrar que los animales de edad más avanzada tratados con células frescas revelaban “un acercamiento significativo al estado de los animales jóvenes de control”. O sea que efectivamente se logró un incremento de las respectivas funciones.