Seleccionar página

Macroscópicamente el hueso cortical aparece denso y compacto. Constituye aproximadamente el 80% del esqueleto, formando las capas interna y externa de los huesos tubulares y las tablas interna y externa de los huesos planos asi como las superficies interna y externa de los cuerpos vertebrales y estructuras pélvicas. El hueso cortical está diseñado para proteger órganos vitales, asegurar la locomoción por actividades musculares y promover la hematopoyesis. El sistema Haversiano (osteones) en el hueso cortical actúa como refuerzo contra las fuerzas biofuncionales asegurando una máxima resistencia a las cargas de compresión y torsión.

Un sistema haversiano consiste de 4 a 20 anillos circunferenciales dispuestos concéntricamente que poseen un canal central de 22 a 110 μm de diámetro (el canal haversiano) que contiene vasos sanguíneos, linfáticos y algunas veces nervios.

El diámetro promedio del sistema haversiano en humanos es de 200 μm. Cada anillo posee una población variable de osteocitos, los cuales se encuentran unidos entre si y éstos a su vez están unidos a otros osteocitos de otros anillos a través de sus procesos citoplasmáticos que atraviesan los canalículos. Además, los canales de Volkmann penetran el hueso cortical en dirección oblicua, anastomosándose con el sistema haversiano, proporcionando canales linfático-vasculares para el intercambio metabólico y de factores solubles como las hormonas. La dependencia vascular del hueso se enfatiza por el rico entramado de vasos que penetran su estructura, asegurando que ninguna célula se ubique a más de 300 μm de un vaso sanguíneo.

Interpuesto entre el hueso cortical se encuentra el hueso trabecular o esponjoso. Una red tridimensional de trabéculas es la característica de su estructura. En general, la orientación espacial de las trabéculas es al azar (isotrópica). En vista a sus características biofuncionales no se espera que resista las cargas. Ha sido diseñado para responder con rapidez a los requerimientos fisiológicos incrementando hasta en 20 veces el área de superficie y la densidad celular del hueso cortical cuando esto se requiere.